En un mundo digital que cada vez avanza más y más, y con la economía mundial tal como está, no siempre podremos permitirnos comprar el celular más innovador, o el último. Así que, apenas tengamos la oportunidad de comprar uno, hay que asegurarse de que podrá resistir no solo un buen tiempo, sino todas las actualizaciones que se hagan en ese período. Por tanto, hay que tomar en cuenta:

1. – Tiene pantalla panorámica, OLED y QHD

Podríamos decir que tienes que elegir el tamaño de pantalla según tus necesidades y usos. Cuando usas mucho el teléfono para jugar o ver contenido multimedia, como series, compra una pantalla bien grande. Al menos que tenga 5,5 pulgadas y que su resolución sea como mínimo Full HD.

Si lo que quieres es un teléfono para usar con una mano, o las tienes pequeñas, pon el límite en esas 5,5 pulgadas. Aunque no es el sector de mercado que más oferta tiene, por ahí debajo encontramos al Google Pixel, el iPhone 7, o un Xperia X Compact.

En lo que respecta a la calidad, es más importante que la representación de color y el brillo sean muy buenos, a que tengamos más resolución. Pantallas QHD todavía no han demostrado ser una especificación que aporte más, sin embargo, tener mucho brillo facilita la lectura en exteriores. T

2. – Hacen falta dos cámaras para la fotografía computacional

Otra especificación muy opcional, que suele ir ligada a los teléfonos más caros. Si no te interesa para nada la cámara de un teléfono, ni hacer fotos o vídeos con ella, en la gama media encontrarás montones de teléfonos decentes con los que ahorrar bastante dinero.

Más o menos megapíxeles no hacen una cámara mejor, de hecho los grandes competidores se plantaron alrededor de los 12 megapíxeles, a sabiendas que ahí está el equilibrio para hacer captores sensibles que quepan en un dispositivo móvil.

Ahora florecen las cámaras dobles e irremediablemente nos vamos a encontrar con que el 75% de los teléfonos interesantes para comprar van a contar con ellas. ¿A quién interesan? Aunque todavía está verde el asunto, inicialmente interesan a aquellos que hacen muchos retratos, es ahí donde se está sacando jugo a la fotografía computacional, pero hay un camino muy largo por recorrer.

3. – Sí, hace falta mucha RAM

En las gamas más bajas de teléfono esto es primordial, tenemos que buscar cosas que al menos cuenten con 2GB de RAM. Ahora mismo diría que la cantidad de memoria ideal para un dispositivo Android es 4GB, hablo de un teléfono nuevo y de gama medio-alta.

Aunque no es una cosa que podamos cuantificar de forma clara, en la práctica, la cantidad de RAM es un elemento crítico para la multitarea, también lo es si queremos un teléfono resistente al futuro. Si no nos lo cobran a precio de oro, más siempre va a ser mejor.

4. – Tiene que ser un teléfono resistente, sofisticado

Un teléfono, como cualquier gadget, tiene en su diseño algo muy subjetivo. Casi todos se parecen y está en ti decidir cuál te gusta más, por lo que ahí poco podemos valorar. Sí podemos evaluar si la calidad de construcción o materiales son mejores o peores.

Normalmente nos encontramos dos tipos de materiales, metal y plástico, siendo este último lo habitual en la corta historia de estos cacharros. En la gama alta se ha impuesto el uso de materiales metálicos, aunque alguno que otro apuesta por el cristal para conseguir resultados más atractivos, pero también son menos resistentes.

No podemos esperar una cosa indestructible cuando las propias marcas lanzan renovaciones de teléfonos cada año, pero es una realidad que las marcas han hecho grandes avances en los últimos años: materiales más modernos y trabajados, protecciones adicionales como Gorilla Glass.

5. – El caballo ganador es Snapdragon

En la gama media siempre miraría algo que tuviera un Snapdragon de la serie 600, y si mi presupuesto es mayor, pues apostaría por un Snapdragon 835, sin hacer asco a los 820/821, si el precio lo merece. En iPhone hay poco que elegir, cuentan con los procesadores más rápidos en tareas que tienen que ver con un único núcleo, todo queda optimizado al máximo.

Fuera de Qualcomm solo puedo recomendar dos cosas: el hardware que hace Samsung llamado Exynos, y los Kirin de Huawei. En ambos casos tenemos soluciones al nivel en potencia y conectividad que los Snapdragon. No me gustan demasiado los MediaTek.

6. – Redes no mucho más rápidas y pagos con el celular

Teniendo claro que el 4G nos va a acompañar este tiempo lo quetenemos que mirar es que la categoría de nuestro LTE sea lo más rápida posible (16,15,12). Además de esto tendría en cuenta el soporte de la banda 20 (800MHz) que es un espacio que cada vez se va a utilizar más en España para el 4G, así que si la tenemos nos curamos en salud.

Por último tenemos la conectividad de corto alcance. No tendría sentido que no eligiéramos un teléfono sin NFC, es la llave para los pagos móviles. Saltando al Bluetooth, la oferta actual con 5.0 es corta pero muy interesante, ya que nos está dando mayor rango y velocidad, al tiempo que cosas especiales como el uso de dos auriculares que ha implementado Samsung. Contar con Snapdragon 835 te abre esta puerta.

7. – Al menos 3.000mAh de batería. No sin carga rápida

La batería debe ser de, al menos, 3.000 mAh. Tal y como están los teléfonos es una cantidad suficiente para aguantar el día con un uso moderado. Si eres un usuario muy exigente – juegos, llamadas, series, redes -, mejor tira por ahora que se acerque más a las 3.500mAh. Pasarás el día más tranquilo.

La otra cosa importante que tenemos que tener en cuenta es la carga rápida. Para los fabricantes es imposible inventar un teléfono que dure mucho más, ninguna marca ni sistema operativo lo consigue, así que una forma de mejorar la experiencia es educarnos en rellenar la batería.

8. – La memoria interna nunca sobra

Un aspecto que será bastante secundario para algunos, muy importante para otros. Si estoy invirtiendo fuerte en un teléfono no miraría nada que no tuviera al menos 32GB de almacenamiento, independientemente de si se puede ampliar o no con tarjetas (algo que cada vez va pasando más a un segundo plano).

Obviamente en gamas inferiores la cantidad de memoria que nos ofrecen no es tan alta, pero no me contentaría con menos de 16GB. En todo caso, en cuanto nos ponemos a grabar vídeo y descargar aplicaciones – sin tener en cuenta el sistema en sí – la memoria se nos llena más rápido de lo que parece.

9. – Por favor, altavoces estéreo

Pocas marcas son las que te ofrecen un sistema estéreo de altavoces que nos permita escuchar “manos libres” contenidos como videollamadas, llamadas o películas. Sin volvernos locos con la estridencia.

Tener los altavoces en el frontal parece mejor opción, no los tapamos con las manos o al colocarlos sobre una superficie. Teléfonos que tengo en buena estima por estas cosas que estamos comentando: HTC U11, ZTE Axon 7, Sony Xperia XZ, Huawei Mate 9, los últimos iPhones.

10. – Reconoce tu huella, tu cara y tus ojos

Esto es también algo bastante opcional. En las dos últimas temporadas hemos visto como se democratizaban los métodos de autenticación de los teléfonos, llegando a encontrarnos con sistemas biométricos en gamas inferiores y obviamente convirtiéndose en algo normal entre los terminales más caros.

La nueva ola la tenemos delante, están sumando métodos de seguridad innovadores como pueden ser el sensor de iris o reconocimiento facial. Para el primero hace falta hardware adicional, para el segundo, con una cámara frontal es prácticamente posible.

Son alternativas menos seguras que la huella, pero también cómodas y rápidas. A mi no me quita el sueño si el teléfono que compre no las tiene, pero que sepáis que es algo que se va a convertir en normal: LG ya lo tiene en la gama media.

 

 

FUENTE GLOBOVISION.COM

http://grupozonafm.com/wp-content/uploads/2017/09/a2c8705f4b0e4002848ed8da088b6cac.jpghttp://grupozonafm.com/wp-content/uploads/2017/09/a2c8705f4b0e4002848ed8da088b6cac-150x150.jpgZona 92.5FM Nos Movemos a Tu Ritmo..!TECNOLOGÍA
En un mundo digital que cada vez avanza más y más, y con la economía mundial tal como está, no siempre podremos permitirnos comprar el celular más innovador, o el último. Así que, apenas tengamos la oportunidad de comprar uno, hay que asegurarse de que podrá resistir no solo...